miércoles, 3 de octubre de 2018

YOSHUA OKÓN: FUTURE SHOCK


Yoshua Okón: Future Shock
Chalton Gallery is proud to present Future Shock, the first solo exhibition of Mexican artist Yoshua Okón in London.

Preview October 3, 6pm – 9 pm
October 4 – November 10, 2018

Curated by Giulia Colletti.

The exhibition plays at the intersection between Yoshua Okón’s early and latest moving image works. In an attempt to unveil the political and social post-truth reality, the artist explores the absurdity of capitalist excesses while humorously destabilizing them. Taking its title from the seminal science fiction book by Alvin Toffler, Future Shock reflects on ‘hyperstitions’, as narrative mechanisms that transmute fictions into truths, accelerating popular anxieties about the uncertainties of the future. Systems such as capitalism, hypes, and trends incarnate hyperstitional dynamics, as they turn a mere speculation into an effective world force. Defined by philosopher Armen Avanessian as «a productive force in which the future changes the present or a fiction becomes a reality»1, hyperstitions are ideas that engender apocalyptic feedback cycles, impelling tendencies towards chaos by invoking irrational forces. Lying between mythos and unbelief, hyperstitions is a term coined by The Cybernetic Culture Research Unit (CCRU) referring to a fictional technique transforming artificial events into reality. Disrupting the boundaries between re-enactment and actuality, Yoshua Okón’s works feed into fictions in order to exasperate social dysfunctions. Experiencing this exhibition at Chalton Gallery as an installation of three moving image works, the visitor crawls across narrative conceptions of a non-linear world. Presented works veer between social performance and a ludic pretence, constantly enacting and re-enacting an uncertainty towards what is both seen and unseen.

Installed in the main vitrine of the gallery, the single channel video Freedom Fries: Still Life (2014) puts a spotlight on the dehumanization of the body, promoted though adverts and accelerated by food corporations. The artist invites a countermodel – a loyal customer of McDonald's– to strike a pose on the “fast food catwalk”, where daily consumers are invited to pursue their freedom in choosing their own diet and life style, while in fact trapped in a spiral of disproportionate consumption.

Drawing upon the laughter track patented by Charles Rolland Douglass, Yoshua Okón simulates a hallucinatory production in Canned Laughter (2009), a three channel video installation presented in the main room of the gallery. Conceived in response to his experience in Ciudad Juárez, the artist imagines the production of canned laughter for sitcoms in one of the most dystopian industrial realities of Mexico, the maquiladora. In this establishment promoted by the North American Free Trade Agreement (NAFTA) in 1994, the artist sets up a hilarious schizophrenia, alluding to globalised exploitation and the impossibility of reproducing authentic emotions through technology.

Adopting the fictional strategy of mise-en-scène, Yoshua Okón presents The Indian Project: Rebuilding History (2015), a single channel video installation in the back room of the gallery. Speaking an urgent voice on misrepresentations of “nationality”, this film focuses on the community of Skowhegan (Maine) originally called Milburn, but re-christened in the 19th century to what is thought to be its original Abenaki, Native American name. The area, where Skowhegan is located, was the site of some of the most atrocious acts against Native Americans, purging any authentic trace of their culture. In an attempt to attract tourists, the local community tried to resuscitate the spirit of indigenous times by erecting an 80 ft. tall Native American wooden sculpture and to re-brand the town itself upon a pretentious native heritage. Along with some invested inhabitants of Skowhegan, Yoshua Okón recreates a skewed approximation of a native ceremony. What happens when depictions such as these cross into reality? Clichés, forms of supremacy, and prejudices empower massive shifts in perception, opening up new worlds of domination that are continually reproducing themselves.

Future Shock is presented by Chalton Gallery running during Frieze London. A series of talks featuring artist Yoshua Okón and curator Giulia Colletti accompanies the exhibition. Dates will be announced in September 2018 at www.chaltongallery.org. Since its establishment, Chalton Gallery has been a project space dedicated to showcasing British and Mexican artists at different stages of their career, with the aim of initiating lasting collaborations between art professionals from both countries.

About Yoshua Okón

Yoshua Okón (Mexico City, 1970) is an artist based in Mexico City. His artistic research pivots on experiments executed for the camera blending staged situations, documentation, and improvisation, questioning conventional perceptions of reality, truth, selfhood and morality. In 1994, Yoshua Okón along with Miguel Calderón founded La Panadería in a former bakery. Until 2002, this project served Mexico City as a vibrant non-profit space for exhibitions, residencies, and cultural events involving local and international artists. In 2009, Yoshua Okón establishes SOMA along with artists such as Francis Alÿs, Teresa Margolles, Mario García Torres, and Julieta Aranda. It is conceived as a non-profit space, which comes directly from the tradition of La Panadería. SOMA is an organization aiming at nurturing discussion and exchange in the field of contemporary art and education in Mexico City. Its mission is to provide a forum for dialogue between artists, cultural producers, and the public at large. Yoshua Okón’s works have been featured in Manifesta11 (Zurich); Gwangju Biennale (South Korea), and included in the collections of Tate Modern, Hammer Museum, LACMA, Colección Jumex and MUAC, among others. Recent solo shows include Yoshua Okón: Collateral, MUAC, Mexico City; Yoshua Okón: In the Land of Ownership, Asakusa, Tokyo; Salò Island, UC Irvine, Irvine; Piovra, Kaufmann Repetto, Milan; Poulpe, Mor Charpentier, Paris; Octopus, Cornerhouse, Manchester and Hammer Museum, Los Angeles and SUBTITLE, Städtische Kunsthalle, Munich. Recent group shows include: Antes de la Resaca, MUAC, Mexico City; Incongruous, Musèe Cantonal des Beux-Arts, Lausanne; The Mole´s Horizon, Palais des Beaux Arts, Brussels; Mercosur Biennial, Porto Alegre; Amateurs, CCA Wattis; San Francisco; Laughing in a Foreign Language, Hayward Gallery, London; Adaptive Behavior, New Museum, NY. Yoshua Okón studied at UCLA Los Angeles, graduating in 2002.

1. Avanessian, A. (2017) Overwrite: Ethics of Knowledge – Poetics of Existence. Sternberg Press: Berlin, p. 9.

Fotografía para cambiar el mundo


El proyecto Phes buscar transformar la vida de refugiados y migrantes usando como herramienta las imágenes

Kelen dance 2 retrata a una joven albina en Tanzania fotografiada por la fotoperiodista Ana Palacios.
Kelen dance 2 retrata a una joven albina en Tanzania fotografiada por la fotoperiodista Ana Palacios.

“La fotografía es una herramienta transformadora”, opina Estela de Castro, fotógrafa y coordinadora de Phes. Fotografía española solidaria, un proyecto que, por segundo año consecutivo, organiza una muestra fotográfica para recaudar fondos que se destinarán a seis organizaciones no gubernamentales (Il Gattaro d'Aleppo, Proactiva Open Arms, No Name Kitchen, Visión Nuevo Siglo y Sons of War). Estas ONGs trabajan en favor de los refugiados sirios, los rescates en el Mediterráneo, o para mejorar la educación en zonas rurales de Ghana. “Proponemos la fotografía como elemento de denuncia y de cambio”, añade De Castro.
La exposición, que puede verse en el Centro Universitarios de Artes TAI (Recoletos, 22; hasta el 10 de octubre), está compuesta por las obras donadas de 99 fotógrafos y fotógrafas contemporáneos: Cristina de Middel, Jon Cazenave, Ana Amado, Lurdes Basolí, Jorge Fuembuena, Julián Barón o Marta Soul, entre otros. Aunque también cuentan con el trabajo de clásicos como Bernard Plossu o Josep María Ribas Prous. De Castro, comisaria también de la muestra, celebra la participación de más mujeres en esta segunda edición. “La primera contó con donaciones de autores clásicos, mayoritariamente hombres porque antiguamente está profesión estaba sobremasculinizada”, cuenta, “con la fotografía contemporánea todo ha cambiado: hay muchas más autoras”.
“La idea es facilitar la adquisición de obras por parte de un público que quizás no esté acostumbrado a comprar arte”, dice De Castro. Por eso pidieron a los autores y autoras rebajar el precio de las obras donadas: el trabajo más barato cuesta 100 euros; el más caro, 5000. El año pasado consiguieron vender 68 obras y recaudaron 42.000 euros. En esta edición ya han vendido casi la mitad de las piezas. Las imágenes pueden adquirirse en la sala de exposiciones o a través de la web del proyecto, donde se podrá seguir comprando cuando la muestra finalice.

MÁS QUE UNA EXPOSICIÓN

El migrante Amadou Sumaila en una foto de César Dézfuli.
El migrante Amadou Sumaila en una foto de César Dézfuli. 
Phes es un proyecto que abarca mucho más que esta exposición. Eso es lo que explicará De Castro a aquellos que asistan a la visita guiada gratuita (4 de octubre, a las 18.00). “También hay un proyecto fotográfico de documentación del trabajo de las ONGs a las que se destina el dinero”, cuenta De Castro.
Entre 2017 y 2018, Phes viajó a España, Grecia, Turquía y Serbia, y propuso a refugiados y migrantes que documentaran con cámaras analógicas desechables “un día de sus vidas en ese país de paso”. “Es otra forma del poder transformador de la fotografía", dice la comisaria, "en este caso, permitiéndoles expresar lo que viven y cómo lo sienten". Las imágenes están recogidas en el fotolibro 33.293, “la cifra de la vergüenza”, pues hace referencia a las personas fallecidas en su intento de llegar a Europa. Por eso, la fotógrafa quiso realizar retratos a los participantes e incluirlos también en el ejemplar. "Quería ponerles un rostro, que no fueran solo un número".
33.293 -que también se puede adquirir a través de la web del proyecto- se convertirá en exposición en enero, en la escuela de artes visuales Lens (Paseo de la Esperanza, 5) donde realizarán un taller con personas migrantes o refugiadas residentes en Madrid. "Repetiremos la misma dinámica empleada en estos viajes, esta vez con personas que hayan conseguido llegar aquí cruzando el Mediterráneo o por otras vías y llenaremos el espacio con sus fotografías", concluye la fundadora de Phes.

miércoles, 24 de enero de 2018

Esta es la primera mujer de la historia nominada al Oscar a mejor fotografía




Rachel Morrison, directora de fotografía del filme de Netflix Mudbound, ha hecho historia al romper con más de 89 años de ausencia femenina en esta categoría. 

Rachel Morrison oscar 2018
Rachel Morrison será uno de los grandes nombres de la gala del 4 de marzo. FOTO: DAVID BOMBA/RACHELMORRISON.COM
Ya podemos decir que la 90º edición de los premios Oscar, que tendrán lugar el próximo 4 de marzo, es digna de celebración. Por los múltiples reconocimientos a Greta Gerwig (Lady Bird) o Jordan Peele (Déjame salir)que suponen un soplo de aire fresco y diverso en la industria, por el récord de nominaciones de un intérprete gracias a la vigésimo primera de Meryl Streep (Los archivos del Pentágono) o por la inclusión en la categoría de mejor guión de Logan, por primera vez cine de superhéroes de varios quilates. Pero ningún titular rescatado del reciente anuncio de los candidatos a levantar la estatuilla puede superar a la histórica nominación de Rachel Morrison, la primera directora de fotografía que opta al Óscar en los 89 años de historia de los mismos, por Mudbound. Un hito que marca un antes y un después para las directoras, en uno de los oficios que cuenta con el menor número de mujeres de toda la industria, apenas un 5%. Pero este no es el único techo de cristal que ha roto Morrison a sus 39 años.

Rachel Morrison oscar 2018
Este febrero Morrison se convertirá también en la primera directora de fotografía de Marvel. FOTO: GETTY
“Solo espero que la película sea vista, jamás habría pensando que me traería hasta aquí”, declaró Morrison a Variety pocos minutos después de conocer su nominación, lamentándose además de que ni la directora del filme (Dee Rees) ni la película en sí hayan sido reconocidos. “Si sumas todas esas nominaciones tienes que reconocer también la dirección, es el único momento agridulce del día”. Las cuatro nominaciones de Mudbound, que cuenta los efectos de la posguerra en la amistad de dos compañeros soldados de diferentes razas en el Mississippi de los años 40, suponen también más que un premio para Netflix. Esta es la película más celebrada hasta ahora por una Academia que se resistía a reconocer a la plataforma de streaming que ha puesto en jaque su modelo de negocio tradicional. Del trabajo de Morrison se ha alabado su uso de los tonos saturados, el preciosismo presente en cada plano y la recreación de la luz natural.
Rachel Morrison oscar 2018
Mudbound ha cosechado hasta cuatro nominaciones a los Óscar. FOTO: NETFLIX
Morrison, que se hizo un nombre en la industria gracias al filme independiente Fruitvale Station del director afroamericano Ryan Coogler (Creed. La leyenda de Rocky), creció con una cámara en la mano. “Estaba segura de que podría congelar el tiempo. Después fui a la universidad para especializarme en fotoperiodismo pero al final me di cuenta de que podría contar historias más completas a través del cine”, confesó en un encuentro en el Festival de MúnichHa trabajado tanto en cine como en televisión e incluso ha sido la encargada de la fotografía de varias masterclass de Oprah Winfrey.
El oficio del director de fotografía ha estado vinculado al género masculino desde el comienzo del séptimo arte, achacándose al fuerte peso del equipo. Sin embargo, la evolución logística sufrida por las cámaras no ha servido para que las mujeres consigan entrar en un sector especialmente hermético, en el que apenas un puñado de nombres acaparan un gran número de películas. Un ejemplo: Roger Deakins, rival en esta edición por Blade Runner 2049, cuenta con nada menos que 14 nominaciones. Por eso, ese 5% de cinematógrafas en las 250 películas más taquilleras de Hollywood según el Centro de Estudio de la Mujer en Cine y Televisión le pareció hasta elevado a Morrison. “Solía ser un 2% en las películas de estudio y un 4% en las independientes, un 5 es lo más alto que he escuchado”, afirmó en Los Angeles Times. Aunque asegura que a una mujer se le exigen más películas que a un nombre para obtener un trabajo de primera línea, reconoce que una clave para hacer carrera como directora de fotografía es que un director apueste por ti. Ese es su caso con Ryan Coogler en la esperadísimo blockbuster Black Panther(estreno el 16 de febrero), que va hacer de ella la primera mujer que dirige la fotografía de una película de Marvel.
Rachel Morrison oscar 2018
‘Black Panther’ será la primera gran película de estudio de Morrison. FOTO: MARVEL STUDIOS
Por desalentador que pueda sonar ese 5%, la nominación de Rachel Morrison no hace sino apuntalar un optimismo en el futuro del que ya hacía gala la directora en la entrevista con el Times. “El foco debe estar en hacer un buen trabajo. No quiero que me contraten para un trabajo, o ser reconocida, por el hecho de ser mujer. Pero es palpable que algo está cambiando. No creo que la próxima generación de directoras de fotografía tarde 10 años o 10 películas en conseguir su primer filme de estudio. Las puertas están abiertas por primera vez y es hora de atravesarlas”. Quién sabe si el próximo 4 de marzo, en el Dolby Theatre, pueda también derribarlas para siempre.